Biografia de CHESPIRITO
Señor Barriga | Don Ramón | Quico | Fotos Diversas | ....Y tambien | Godínez | Bruja del 71 | Fotos | Prof.Jirafales | ¡SIGANME LOS BUENOS! | Chilindrina | Chespirito | Doña Florinda | Ultimas Noticias | Biografia de CHESPIRITO | Videos (Nuevos) |
Biografia de CHESPIRITO
 

Chespirito presenta su autobiografía (Viernes 8 de Septiembre del 2006)
imagen

MEXICO.— Sin amarillismo, tragedias o confesiones escabrosas. Así describe el célebre comediante Roberto Gómez Bolaños su autobiografía "Sin querer queriendo", en la que relata algunas controversias como la que tuvo con el intérprete del famoso personaje Quico.

"Chespirito", como mejor se le conoce, dice que procuró no "ofender" a nadie en su libro de 440 páginas que ya está a la venta en México.

"La intención es que se enteren un poquito de quién fui yo, que no creo haber hecho nunca nada espectacular, más que trabajar mucho, mucho tiempo, con honestidad", dijo a la AP antes de la presentación del libro el jueves por la noche.

La publicación está condimentada con un sinnúmero de anécdotas, como cuando el cantante puertorriqueño Ricky Martin le pidió un autógrafo y él no sabía quién era o la fama mundial que adquiriría. Años después uno de sus nietos dijo en la escuela que su persona favorita era precisamente su abuelo, pero sólo porque era amigo de Martin.

Sobre la disputa legal en torno a la autoría del personaje de Quico, interpretado por Carlos Villagrán, Gómez Bolaños describe en su libro las acciones del actor en reclamo de los derechos de esa caracterización.

Si Villagrán usó a Quico en otros foros "no solamente lo ayudó a comer tres veces al día. Le dio, además, los recursos necesarios para comprar casas en Caracas, en el Distrito Federal y en Cuernavaca, varios automóviles último modelo, oro y joyas y algunas otras cosas", declara uno de los capítulos.

Por cierto, Villagrán únicamente aparece en una de las muchas fotos que se incluyen en el libro, interpretando un personaje secundario.

Afirma que la posterior ausencia de Quico en el programa del Chavo del Ocho no afectó su popularidad.

Cuando se le preguntó que es lo más que había disfrutado en su larga vida, repleta de éxitos, Gómez Bolaños indicó que "de la vida lo que más he disfrutado es la vida misma".

Su filosofía: "el ser humano necesita divertirse... pero con cosas que no le hagan daño con algo sano que es lo que yo he intentado hacer toda mi vida", resumió ante una audiencia cautiva.

Su compañero de muchos años Edgar Vivar, recordado por su personaje del "Señor Barriga", y el reconocido personaje infantil Chabelo lo acompañaron en la presentación.

Los últimos seis años de su existencia no figuran entre sus memorias. "He hecho más cosas, quería poner yo más anécdotas pero no me caben".

Y aunque ya tiene "77 años y medio" está seguro de que todavía tiene episodios pendientes porque su agenda no esta completada.

Tiene planes de volver a escribir teatro. A veces anhela regresar a la actuación pero en algún proyecto que tenga un "buen argumento". Recordó que hace unos años el comediante argentino conocido como el Gordo Porcell le envió un libreto que sólo describió con la expresión "?uy!".

También le gustaría hacer cine, pero le encuentra varias inconveniencias: la influencia "gringa" que afecta la creación de producciones originales y el alto costo de los efectos especiales, que igual que le pasó al cineasta George Lucas en sus primeros años con "Star Wars", los que quisiera incluir le saldrían "carísimos".

Además, Vivar, quien agradeció su amistad en medio de lágrimas, le propuso a boca de jarro volver a trabajar juntos, lo que aceptó de buena gana.

"No quiero aferrarme a un glorioso pasado que es lo peor que puede uno hacer. Aquello fue lo suyo, cumplió y no me voy a aferrar a él ... quiero seguir ,y lo he hecho, escribiendo", expresó.

"Eso define la juventud o la vejez, quien tiene proyectos es joven siempre aunque tenga 80 años", afirmó, lo que le valió un aplauso.

Fuente: www.primerahora.com
imagen
Editorial del Libro

**Nota **

(El apartado de la web que aqui vemos es sólo y únicamente para que los fans que no pueden hacerse con la biografia tengan la oportunidad de saber algo mas de ella.
Consiste sólo en algunos citados de las páginas escritas por Chespirito e incluiré varias fotos de dicho libro.

Por cierto, se termino de imprimir en Julio de 2006 y salió a mediados de Agosto en Mexico).


Esta autobiografia del genial Chespirito, sazonada con su inconfundible humor, nos acerca al corazon de un hombre integro que ha hecho del noble oficio de entretener, un autentico arte.

CAPITULO 1:

-¿Que es lo que no haras? -Pregunto mi tio Gilberto-
-Permitir que le suceda algo a mi bebé.

La respuesta fue categorica, amen de haber sido pronunciada en un tono de firmeza y conviccion que no admitia replica. Aunque, el galeno se empecinó en tratar de convencer a la enfermera de que era preciso deshacerse del producto, para lo cual recurrio a todos los argumentos posibles, pero no hubo poder humano capaz de persuadirla, de modo que, consciente de los riesgos a que estaban sujetos ella y su bebé, incluidos los padecimientos y las privaciones concernientes, la mujer decidió afrontarlos a cambio de continuar con la gestacion del ser al que no quiso arrancar la oportunidad de vivir.
Y asi fue como pude nacer yo el 21 de Febrero de 1929....


Y ese mismo año fue fundado el discutidisimo PRI, partido politico que inicialmente se llamó PRM, mismo que rigio el destino de Mexico (algunas veces para bien y muchas veces para mal) durante largos 71 años.
Este nacimiento aconteció a principios de marzo del mencionado 1929, lo que significa que yo soy un par de semanas mayor que susodicho partido, a pesar de lo cual éste jamas me ha guardado el debido respeto.

Victima de un derrame cerebral, mi papá murio el 7 de septiembre de 1935, cuando mi mamá tenia 33 años; mi hermano mayor (Paco) se acercaba a los 9, yo tenia 6 y medio y mi hermano menor (Horacio) apenas rebasaba los 5. Viviamos en la calle del Carmen (ahora Gonzalez de Cossio) de la que entonces era la lejana y escasamente poblada colonia Del Valle, en una casa que habia construido mi mamá valiendose, literalmente, de lo que ahorraba en las compras del mercado y similares.


CAPITULO 2:

Alguna enfermedad (no se cual) me hizo pasar un año sin ir a la escuela; al recuperarme fui a vivir a Guadalajara con mi tia Emilia (hermana de mi mamá) y su esposo, Oscar Brun. Ahi ingrese al primer año de primaria en el Colegio Cervantes de los hermanos maristas, y el primer dia de clases tuve mi primer encuentro a trompadas. ¿Por que esa costumbre de liarme a golpes a cada rato? De ser cierto lo que llegue a suponer con el paso del tiempo, la respuesta constituye una autentica paradoja: se debia a que yo era bajo de estatura y de constitucion debil. Si, porque la desventaja fisica me generaba un complejo de inferioridad que solo podia ser superado (o al menos compensado) de esa manera: demostrando, a fuerza de golpes, que los mas altos y los mas pesados no eran superiores a mi. De cualquier modo, la practica me proporcionó una cierta habilidad para eso de intercambiar golpes con otro cristiano. (Y por cierto, el dia en que elotro no era cristiano sino judio, el intercambio fue muy disparejo pues yo me limité a recibir, sin acertar a dar. Aunque en cierta forma se podria decir que me porté como un autentico cristiano: poniendo la otra mejilla despues de que me habian golpeado en la primera.)

CAPITULO 3:

Fue en el acogedor Parque Mariscal Sucre donde, el 18 de Septiembre de 1945, decidimos que nuestro grupo dejaria de ser una pandilla, para adquirir la categoria de ¨club¨. Ese dia el grupo estaba conformado por Toño Gabilondo, Chava Neri, Javier Oceguera, Aarón Mercado, Carlos Ruiz, mi hermano Horacio y yo. Buscando un nombre adecuado para el club nos decidimos por el que habia sugerido Horacio: Los Aracuanes. No teniamos local, un reglamento ni nada por el estilo hasta que Chava Neri proporcionó el sotano de su casa como residencia oficial. Y ahí mismo hubo tambien un breve reglamento: el que establecia la prohibición de usar ¨malas palabras¨ , dado que éstas se alcanzaban a oir en la parte superior de la casa, donde comunmente estaban las hermanas de Chava. Sin embargo, este reglamento se eliminó debido a que eran muchas más las malas palabras que soltaban arriba.

CAPITULO 4:

No se si aun prevalezca la costumbre, pero cuando yo ingrese a la Universidad Nacional Autonoma de México los alumnos de nuevo ingreso tenian que sujetarse a humillantes vejaciones por parte de aquellos que cursaban el segundo curso, aunque en cada facultad se acostumbraban diferentes practicas. Afortunadamente, en la Facultad de Ingenieria las vejaciones de mayor peso tan solo se aplicaban durante el transcurso de un dia, al cabo del cual el ¨perro¨(alumno de nuevo ingreso) recibia un diploma que lo acreditaba como sujeto que ya habia pagado su cuota de humillaciones. Esto, a diferencia de otras facultades, como la de Arquitectura y Medicina, donde tales prácticas duraban todo el año.
Yo, por supuesto, no escapé de ser victima de dichas novatadas (eufemismo que disfrazaba la más apropiada definicion de ¨hijeces de la tal por cual¨). Para comenzar, era preciso perder el cabello a manos de sádicos peluqueros que tusaban (o trasquilaban) al ¨perro¨ de la manera mas burda posible. Luego, despojados de toda vestimenta, los novatos teniamos que ir a la vieja y fria piscina que habia a un lado del gimnasio, piscina que entonces estaba vacia y que recibia el nombre de ¨culódromo¨ , ya que se usaba como pista de carreras en la que cuatro ¨perros¨ debian desplazarse arrastrandose sentados. El premio por llegar primero al otro lado de la piscina era la evasión de la siguiente prueba que, segun se comentaba, era la peor. Y yo, con muy pocas facultades para eso llegue penúltimo. Por tanto, tuve que soportar la temida prueba, que consistia en recibir toques eléctricos en diversas partes del desnudo cuerpo.
La última humillacion consistia en un baño de pintura y chapopote, ¨maquillaje¨ con el cual debia uno desplazarse hasta llegar a casa o a cualquier otro lugar apropiado para un baño. Y como cada uno se desplazaba de acuerdo con sus posibilidades, yo tuve que viajar a bordo de un tranvia, sujeto a la compasión de algunos pasajeros y al rechazo de los mas próximos, quienes reculaban antes el riesgo de ser embarrados por la pintura o el chapopote que me cubrian. Pero eso si: no volví a ser molestado en adelante.


Al finalizar mi primer año en la Facultad de Ingenieria, me encontre con la infausta noticia de que habia reprobado dos materias: mecánica y topografia. Por tanto tuve que solicitar la realizacion de sendos exámenes extraordinarios, en el primero de los cuales (mecánica) conté con la benevolencia del examinador, nada menos que el eminente cientifico, profesor Gonzalez Graf, quien me puso un indulgente 8 de calificación. Pero en la otra materia (topografia) me sucedió todo lo contrario; el examinador, profesor Esteban Salinas, me puso un 5 que me parecio totalmente injusto, pues yo corroboré junto con un amigo (Jorge Casas Lecona, quien habia participado en el mismo examen) que mi trabajo deberia haber como minimo un 7 de calificación. Asi pues, decidi que debia ir a reclamarle inmediatamente. Aunque, a decir verdad, el reclamo no lo hice tan ¨inmediatamente¨ como me habia propuesto, ya que lo hice precisamente la noche de aquel baile en la escuela en el que Pina Pellicer pisoteó cruelmente mi orgullo. Y el reclamo, por supuesto, se realizó cuando aquel orgullo estaba azuzado por un buen número de cubas libres.
Me encontre con el profesor en la barra que se instalaba bajo la escalinata del Palacio de Mineria, lugar al que acudí con la intencion de sumar otra cuba al recipiente de mi organismo, despues de haber ¨dirigido¨ la orquesta de Juan Garcia Esquivel mientras éste me bailaba (Literalmente) a la novia.

- Mi examen ameritaba por lo menos un 7 -le dije al profesor Salinas cuando lo tuve a mi alcance. El tono de mi voz habia sido áspero y con un volumen que permitia ser escuchado por todos los que estaban alrededor de nosotros.

imagen